Comisiones Obreras - Sindicato Joven de CCOO Madrid

Comisiones Obreras - Sindicato Joven de CCOO Madrid
Participa en el Sindicato Joven

viernes 2 de marzo de 2018

El 8 de marzo las mujeres jóvenes de CCOO Madrid vamos a la ofensiva

2018 es el año de las mujeres. Muchos años de lucha del movimiento feminista y de CCOO en cada centro de trabajo han dado sus frutos: la igualdad está en el centro del debate público.

8 de marzo, hacia la Huelga General Feminista

8 de marzo, hacia la Huelga General Feminista

La igualdad de género (y necesariamente el fin de las violencias machistas) es probablemente el mayor reto al que como sociedad nos enfrentamos y cada vez más mujeres somos conscientes de las continuas agresiones (físicas, psicológicas, sociales y económicas) que sufrimos por parte del sistema heteropatriarcal que domina la sociedad en la que tratamos de sobrevivir.

Mujeres valientes y comprometidas han luchado durante años por la defensa de nuestros derechos con el anhelo de lograr la igualdad entre hombres y mujeres. La mayoría de ellas han sido maltratadas, ignoradas, apartadas… Pero lo cierto es que hoy, el movimiento feminista es más fuerte que nunca y lo es gracias a su lucha.
En CCOO somos conscientes de que queda mucho por hacer y en reconocimiento a tan imprescindible bagaje, nos organizamos más allá de nuestro sector de producción o territorio de origen. Nos organizamos como mujeres jóvenes decididas a continuar la lucha que de tantas otras heredamos para hacerla más grande, expandirla y llevarla a toda la clase trabajadora.

El 8 de marzo de 2018 se marca un hito y se convoca la primera huelga que cuenta como principal reivindicación con la reclamación de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. Desde CCOO promovemos una huelga de dos horas a todos los niveles: LABORAL, de CUIDADOS, EDUCATIVA y de CONSUMO para demostrar que sin nosotras, la mitad de la población, el mundo se para.

El 8 de marzo, llamamos a la Huelga. Las mujeres jóvenes paramos para reclamar la igualdad en el acceso al empleo y la igualdad salarial. Día tras día, a pesar de la mejora de los datos macroeconómicos, los trabajadores y trabajadoras jóvenes ven como sus condiciones de trabajo y vida se precarizan y empobrecen.

La temporalidad, los contratos a tiempo parcial, el ataque a la negociación colectiva llevada a cabo por las reformas laborales y la reducción del gasto social conducen a la juventud a la pobreza.

Las mujeres nos vemos especialmente perjudicadas en este ámbito por la brecha salarial, la segregación sectorial y ocupacional por género y la menor valoración de los trabajos feminizados. Además en nuestros sectores vemos cómo los puestos de mayor importancia, salario y en los cuales se toman las decisiones son ocupados por el sexo masculino pese a tener plantillas masificadas de mujeres.

Además, las mujeres, seguimos asumiendo las responsabilidades familiares y domésticas que habitualmente no son reconocidas, ni pagadas y se realizan en situación de profunda precariedad. Estas responsabilidades, que en parte mantienen nuestra sociedad merecen ser valoradas.

La falta de verdaderas políticas de corresponsabilidad y conciliación de la vida laboral y personal que promuevan el reparto equitativo de las responsabilidades familiares y domésticas provocan que las mujeres carguemos con dobles o triples jornadas de trabajo.

Las mujeres asumimos mayoritariamente permisos y excedencias por cuidado (9 de cada 10 de ellas son tomadas por mujeres), con las correspondientes reducciones de jornada, lo que limita nuestro desarrollo y ascenso profesional así como reduce los derechos y prestaciones sociales a las que tenemos acceso.  


El 8 de marzo tiene que ser también una jornada de movilización en el ámbito  educativo.
A pesar de tener un sistema de educación mixta, nuestro sistema educativo aún perpetúa roles de género tradicionales que afectan a la socialización del alumnado y a sus expectativas laborales para la vida adulta. Así, las carreras universitarias más técnicas las ocupa mayoritariamente el alumnado masculino, mientras que en aquellas más vinculadas con los cuidados y aspectos relacionados con el rol tradicional de mujer es mayoritario el alumnado femenino; siendo ésta una de las causas de la segregación sectorial y ocupacional por género y de la brecha salarial.

Por otro lado, educar en igualdad, con un sistema coeducativo que rompa con esos roles tradicionales e incluyendo en el sistema una adecuada educación afectivo sexual es también una labor importante para fomentar el buen trato y prevenir violencias machistas.

Además, no se puede permitir que existan centros educativos que segregan por sexos y que achaquen que esto se produce porque el sexo femenino despista al masculino en su concentración y estudio.
Los estereotipos heteropatriarcales nos presionan a tratar de buscar un ideal o cánon de belleza a costa de nuestra salud, nuestra economía y nuestra propia felicidad.. Por eso, el 8 de marzo, llamamos a dejar de consumir para visibilizar que las mujeres no somos mercancía y exigimos que se nos deje de tratar como objetos de consumo y que nos permitan ser dueñas de nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Por todo esto el 8 de marzo las mujeres jóvenes de CCOO paramos  ¡ÚNETE!

El 8 de marzo las mujeres jóvenes de CCOO Madrid vamos a la ofensiva

viernes 2 de marzo de 2018

Áreas temáticas relacionadas

Información - Noticias
Participa - Grupo de trabajo Mujer Joven

  • Zona de afiliados
  • Afiliate a CCOO
  • Suscripción Servicio Sindicato Joven
  • Estudiantes SJ
  • Consultas On Line
    • MS Joven Mensual Digital
    • Folleto Cómo han cambiado tus derechos
  • Alíate con la diversidad
  • NO a la LOMCE - FREM-CCOO
  • No a la Reforma Laboral